Fazenda da Esperança

» Fazenda "Quo Vadis"

La Fazenda "Quo Vadis" en Cerro Chato, Uruguay, nace mucho antes de llegar oficialmente, ya estaba la casa, el campo esperándonos, era una obra parroquial para ayudar a jóvenes que no tenían familia, o con situaciones personales y familiares muy complejas, que después de pasar por el Colegio Parroquial, el Padre Miguel García (sacerdote diocesano catalán) les brindaba esta oportunidad dándoles una formación en tareas del campo.

Historia

Este emprendimiento ya hacía varios años había desaparecido, pues el P. Miguel ya no estaba en el pueblo, y la obra fue desmantelándose poco a poco, muchas personas nos manifestaban que era el P. Miguel que desde el cielo nos guiaba para que surgiera la Fazenda en este lugar.

Con las ganas de traer esta Obra de Dios a nuestras tierras, Frei Dante Bardier, escribió desde Brasil contando y pidiendo ayuda a quien se sintiera tocado por Dios. El Espíritu Santo hizo el resto. Contactos van y vienen con amigos y compañeros de estudio, hablamos con el Obispo Mons. Luis del Castillo quien se entusiasmó por ver que se le daría un fin adecuado a su historia a la propiedad en Cerro Chato.

La Providencia quiso que los 4 fundadores participaran de un encuentro de comunidades terapéuticas que trabajan el tema de las adicciones, a nivel del Cono Sur,  y este encuentro se realizaba en la Diócesis vecina de Florida, a menos de 100 Km.

Ahí fuimos a buscarlos y pasamos por Cerro Chato, la verdad que la casa estaba muy mal, pero era lo que teníamos para ofrecer en concreto. Realmente con una mirada de mucha fe se podía pensar en traer la Fazenda al lugar, y así fue como Frei Hans, Nelson, Iraci y Lucy vieron con amor el lugar, comenzando a soñar despiertos, viendo un futuro que para los que acompañábamos nos resultaba muy lejano, ellos lo veían cercano y muy posible.

De ahí nos fuimos a Melo, hablamos con el Obispo Mons. Luis y todo parecía encajar en su lugar, era como un puzle donde Dios nos daba la pieza que precisábamos en el momento justo.

El Presbiterio conoció la Fazenda y quedo impactado y deseoso de apoyar la obra, la comunidad de laicos y autoridades civiles de diferentes instituciones y organismos públicos y privados se entusiasmaron mucho también con la idea de una Fazenda de la Esperanza en la diócesis.

Juntos Frei Dante, Beatriz Bardier (su hermana), y el Padre Gabriel Tojo (sacerdote diocesano) comenzamos a preparar nuestros corazones y el de las comunidades, sobre todo la de Cerro Chato, un pueblo pequeño  (aprox. 5000 habitantes) para que desde antes de su llegada la Fazenda estuviera en el corazón de todos, y así fue.

Desde el comienzo el Párroco Padre Sebastián Silvera y  su comunidad con mucho amor y disponibilidad nos acompañabany daban una gran mano para ir aterrizando en el lugar. Mientras se adecuaba la casa para vivienda con las respectivas reformas, nos alojamos en la Parroquia.

Hubo es cierto, algunas voces que tenían sus dudas, sus miedos,  sobre como seria, el estar tan cerca del pueblo, ¿Qué consecuencia traería para sus habitantes? Como se trabajaría la propuesta si no había médicos y psicólogos, en fin poco a poco y en la convivencia, interactuando con la comunidad, la Fazenda se iba ganando el respeto y cariño de todos.

Inauguracion

Llego el día de la inauguración, un día impresionante de frio, en pleno agosto, con la casa llena de gente del pueblo y de varias comunidades de la diócesis, autoridades civiles y religiosas comenzamos los primeros pasos con un grupo de 16 jóvenes, un laico responsable Daniel Barbosa, un sacerdote viviendo ahí Frei Dante, y un voluntario alemán que poco entendía de español Bernard.
En la Fazenda vivía una familia, Juan y Lilian con dos hijos de edad escolar, que se quedaron con nosotros durante dos años, fue una experiencia muy linda, se integraron a la familia en forma natural, y esto ayudo mucho a crear y mantener entre todos un clima de familia realmente. Compartíamos tareas, Juan nos guiaba en el trabajo de la huerta y los animales, Lilian nos enseñaba alguna que otra receta para la cocina, sus hijos hacían sentir el cariño de Dios en los juegos, los deberes de la escuela, etc., en lo que muchos de los muchachos les ayudaban.

Después de la visita del Papa Benedicto a la Fazenda de las Pedriñas en Guaratingueta , surgieron muchos pedidos de diferentes partes del mundo, en este contexto nace la Fazenda de Uruguay, como fruto maduro de una búsqueda y del amor que el Papa mostro por la Obra.

Trabajos: Tenemos una huerta, tenemos chanchos, gallinas, en una cocina familiar hacemos  alfajores de maicena para vender en la comunidad y en las visitas, también los días de mucha lluvia y frio se hacen artesanías, sobre todo rosarios. También tenemos un gran jardín y parque que lleva sus buenas horas de mantenimiento, los muchachos cuentan con un buen gimnasio fruto de la providencia, que casi todos los días lo disfrutan un rato.

Estamos en etapa de terminar la Capilla de nuestra Fazenda, lo cual nos va a permitir contar con un espacio más adecuado para la oración, y también para la formación.

Fazenda Uruguay

Departamento: Treinta Y Tres
Ciudad: Cerro Chato
Nombre: Fazenda "¿Quo Vadis?" (Masculina)
Direccción: 18 de Julio S/N
Código Postal: 33204
Teléfonos: (598) 4466-3105/ (598) 94322565/ (598) 94444536
Brasil Bolivia Angola Suiza Rusia Portugal Paraguay Mozambique México Italia Guatemala Filipinas Colombia Argentina Alemania
© 2015 • 2017 Fazenda da Esperança       Tel.: (598) 4466-3105 • cerrochato.m@fazenda.org.br       CEP 33204 - Treinta y Tres/ Cerro Chato/ Uruguay