Category Archives: Testimonios

La última es la más importante

Nacho

El P. Nacho, sacerdote de la Diócesis de Melo, párroco en Río Branco, frente a Yaguarão (RS) visitó la Fazenda de la Esperanza Femenina Betania en la ciudad de Melo, para hablar sobre San Francisco y Santa Clara. De este modo nos comparte lo que él vivió.

“si quieres poner a alguien contento/a, pídele que te hable de quien ama” … y disfruta de su tono de voz, su mirada, sus silencios y gestos, todo hablará de la amada, del amado.
En estos días me pusieron muy contento en la Fazenda Femenina Betania, en Melo. Me pidieron que las acompañara a conocer a San Francisco y Santa Clara. Me movilizó mucho por dentro, me despertó recuerdos de sueños y encuentros…
Me preparé con dedicación; leyendo, rezando, recordando. Hasta que llegó el día de compartir, y mi corazón latía vivamente.
Ese día había llegado una chica nueva, para integrarse por voluntad propia a esta comunidad que busca la liberación de distintas adicciones. Entonces toda la comunidad estaba atenta a recibirla, escucharla y servirla. Por lo tanto el compartir sobre Clara y Francisco quedó para más adelante…
Fue algo lindo recordar “la perfecta alegría franciscana”, poder encarnarla, esa alegría de experimentar que “los otros, son más importantes que nuestros saberes y personas”.
En este lugar la más importante es la que llega por último. Recuerdo el  rostro de la recién llegada, su mirada hablaba de mucho dolor, con un rayito de esperanza… Quedando atrás lo que había preparado para compartir, la comunidad me hizo sentir parte para recibir a quien era la más importante. ¡Qué lindo!

Combinamos un nuevo encuentro para compartir sobre el Franciscanismo, y llegué a la Fazenda nuevamente.
Sorpresivamente me salió a recibir quien había llegado la vez pasada. Su rostro, su sonrisa, su mirada ya eran otros. Me puso realmente contento. Un abrazo y los comentarios de camino, que en este lugar nunca son con máscara; ahí cada una pone  su vida sobre la mesa y desde ahí se relaciona, desde ahí se comunica, desde ahí te recibe. A mí personalmente me hace respirar libertad, autenticidad, pero también todavía me desestabiliza un poco…
A la hora del encuentro, estaba la mesa servida para compartir un café, un té, todo muy femeninamente preparado en círculo. Entre ellas había otra con tres días de llegada, que a los pocos minutos puso sobre la mesa “su lucha” y el proceso que ya venía haciendo desde hacía siete meses en otra Fazenda.
Entre otras cosas dijo: “creo que no me va a dar la vida para agradecer a Dios por lo que me está sucediendo con su acogida en la Fazenda. Quiero agradecerle amando, sirviendo como Él, como ellas, me han amado y servido”.
Me comentaron que habían visto la película “Hermano Sol, Hermana Luna”, sobre Francisco y Clara. Algunos estudiosos del franciscanismo no la recomiendan mucho. A mí en su momento me despertó sueños. Pero ahora, lo que me llegó hasta las entrañas fue cuando cada una compartió lo que le había quedado de la película. Realmente, “desde donde miramos algo” ese algo puede ser distinto.
Las escuchaba y me hacían sentir en un grupo de seguidores de Jesús, con el carisma de Clara y Francisco, hablando de alguien que Amaban. Se lo sentía, lo trasmitían en su tono de voz, en sus miradas, en sus gestos…
Alguien dijo: “Francisco fue como nosotras antes, y ahora nosotras estamos intentando ser como él; estamos intentando como él, enamorarnos de Jesús, y servirlo en las compañeras, en nuestras mismas pobrezas…”
Confieso que me sentí en una comunidad Franciscana, donde Jesús es el centro, y sus integrantes con distintos tiempos de procesos, se sirven, se acompañan… Con un detalle que para nada es menor: me habían integrado como a uno más; y llegó el cerrajero y lo invitaron a la mesa; y llegó el jardinero y lo invitaron a la mesa; y llegó la catequista y la invitaron a la mesa…

P. Nacho Aguirre, Río Branco, Cerro Largo, (Diócesis de Melo) Uruguay.

Cardenal Sturla: “una chica nos dejó calladitos”

Cardenal Sturla Fazenda

Ante 6.000 jóvenes uruguayos reunidos en Montevideo con motivo de la 37a Jornada Nacional de la Juventud, el Cardenal Daniel Sturla SDB, Arzobispo de Montevideo, hizo en su homilía una referencia a la Fazenda de la Esperanza.

La Jornada tenía como lema “Él transforma tu corazón”. Al mencionar algunos testimonios de esa transformación del corazón a partir del encuentro con Jesús, el Cardenal recordó la reunión que tuvo días pasados con párrocos de Montevideo, en la cual recibió a Miguel, responsable de la Fazenda Quo Vadis, en Cerro Chato, y a Analía, responsable regional del Cono Sur. Fue precisamente el testimonio de Analía el que evocó el Arzobispo de esta manera:

¡Que bien, entonces, abrirnos a Cristo!
Miren, el otro día, reunión de párrocos de Montevideo, y una chica nos dejó calladitos, con un testimonio muy fuerte. Una joven que contó que, allá en su adolescencia había sido abusada. ¡Miren qué terrible! Y se había encerrado en sí misma, y levantaba el dedo hacia Dios diciéndole “¿por qué, por qué no me protegiste, no me cuidaste?”.
Y sin embargo, al encontrarse con Cristo, su vida se había ampliado y en la Fazenda de la Esperanza encontró un camino de apertura a Dios y de sanación, por medio de la Palabra de Dios y de la oración, porque, de verdad, ¡Jesús nos salva, nos rescata, nos redime, nos libera! Todas esas palabras usaron los primeros cristianos para decir lo que era la experiencia que estaban viviendo: que había un encuentro, un encuentro que los transformaba. Él transforma mi corazón. El lema de esta Jornada: de verdad ¡Jesús lo transforma!

El sábado próximo, 12 de setiembre, el Cardenal Sturla visitará la Fazenda de la Esperanza ¿Quo Vadis? en Cerro Chato, donde celebrará la Eucaristía a las 11:00.